Somos una Iglesia bajo la autoridad de Jesucristo, hijo de Dios, el Padre, y del Espíritu Santo. Nos rige la revelación dada por Dios en Cristo contenida en la Biblia, nuestra fuente de fe y doctrina. Donde la Biblia habla, hablamos nosotros; donde la Biblia calla, callamos nosotros.

¿Cómo surgimos los Discípulos de Cristo?

Surgimos como movimiento de unidad cristiana en el medio-oeste de los Estados Unidos, bajo el liderazgo de Barton W. Stone y Alejandro Campbell, durante las primeras décadas del siglo XIX. Los Discípulos de Cristo en Puerto Rico En Puerto Rico estamos desde el año 1899, cuando vinieron los primeros misioneros Discípulos de Cristo. Somos una IGLESIA constituida por 106 iglesias locales y varios puntos de predicación con una matrícula de mas de 21,000 miembros aproximadamente. Nuestro Pastor General es el Reverendo Miguel A.  Morales Castro. Nuestra cede es el Centro Cristiano en la carr. 167, km. 19.2 en Bayamón, Tel. 787-799-7878. Contamos con un Instituto para la preparación de laicos y pastores, con cede en el Centro Cristiano en Bayamón. Contamos con el Campamento “Clement Manly Morton”, radicado en el barrio Barrancas de Barranquitas, Tel. 787-857-4195.

¿Que creemos los Discípulos de Cristo?

Somos una Iglesia que cree y confiesa a Dios el Padre, como creador y sustentador de este universo, a Jesucristo el Hijo, como redentor y Salvador del género humano, y al Espíritu Santo, como Consolador y Santificador de los creyentes. Creemos en la salvación por gracia y la nueva vida en Cristo. Bautizamos por inmersión en aguas a personas, mayores de 12 años, que han confesado públicamente a Cristo, como su Señor y Salvador personal. Celebramos la Santa Cena semanalmente siguiendo la práctica de la Iglesia primitiva, como proclamación de Cristo en la cruz y la esperanza de su regreso en gloria.

Nuestra Adoración

Nuestra adoración se ciñe a la Palabra de Dios y a la libertad que el Espíritu da para alabar a Dios. Seguimos el criterio: “¿Que hay, pues, hermanos? Cuando nos reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación de la Iglesia” y “pero hágase todo decentemente y con orden” (1 de Corintios 14:26 y 40).

Los dones del Espíritu Santo

Reconocemos y vivimos la manifestación de los dones espirituales expresados en la Palabra: “Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo espíritu; a otro, fe por el mismo espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo espíritu. A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otros, interpretación de lenguas. (1 de Corintios 12:8-10) y “De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir, o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.” (Romanos 12:6-8).

Los frutos del espíritu

Enfatizamos la importancia de los frutos del Espíritu: “amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza” (Gálatas 5:22-23), como evidencia incuestionable de la presencia del Espíritu Santo en el creyente.

La Nueva Vida en Cristo

Creemos que en Cristo Jesús hay perdón, gracia y vida nueva. “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 de Corintios 5:17). Esa nueva criatura se manifiesta en una nueva vida de hogar saludable, pacífico, en el cumplimiento fiel de los deberes de oración, en el estudio constante de La Biblia y en una participación activa en la vida de la Iglesia.

¿Qué es la iglesia?

La Iglesia es el Cuerpo de Cristo: de ella somos miembros; Cristo es el Señor y Cabeza de la Iglesia. Cada miembro, según el don que Dios le ha dado, realiza su función para el crecimiento del cuerpo. Respaldamos y sostenemos a la Iglesia con nuestros dones y con nuestros recursos económicos, mediante los diezmos y las ofrendas. Primera Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo) de Vega Alta Se organizó para el año 1917. Tiene alrededor de 600 miembros y es pastoreada por la Rvda. Marta Ramírez de Cruz. Su gobierno es congregacional, como el de todas la Iglesias Discípulos de Cristo. En 1984, fundamos la Academia Discípulos de Cristo de Vega Alta la que al presente ofrece servicio desde pre-kinder hasta 4to Año de escuela superior. En 1998 abrimos un Centro de Consejería Familiar al servicio de toda la comunidad. También contamos con un Centro de Distribución de Ropa y Alimentos para ayudar a los más necesitados.